Welcome, pe.

austindia.jpg
Bajo la línea ecuatorial. Mismo horario, otro clima, fauna y flora y almuerzos por la tarde con salsa criolla. Madre, padre, hermana, abuelita y sin perro porque así lo quiso Dios. Amigos con problemas en español de todo calibre, cobradores que cirean, derraman lisuras y negocian pasajes a china; policías que no miran cuando te pasaste la luz roja porque saben que es inútil renegar.

Mi letra eñe y los acentos ingratos que no se adecuaron a mi vida bilingüe.

Caos vehicular, coimas de todo nivel, damas de compañía que se sientan en el hemiciclo congresal a decidir nuestro futuro. La hora Inca Kola, el reloj atrasado por 20 minutos, las excusas para tardarse que ya ganaron récord Guiness.

El cielo sin sol con humedad gris.

Los domésticos toques de queda de padres dictadores; el sueño de la independencia; la familia, la propiedad privada y el amor. Los ojos juzgadores; la música chicha; la muñequita Sally; sufres al verme pasar.

Los días largos; la pereza antes del estrés; ya llegó el mediodía, ya pasaron tres semanas y sigo escribiendo lo primero que se me viene a la mente cuando pienso que ya no estoy en Austin.

Get over it, man.

Producto peruano de exportación, le dicen.

Pd. Luego de tantos meses… lo mismo, lo mismo.

austinnoche.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s